Respuesta a un interesante comentario

Un usuario ha hecho un interesante comentario acerca del accidente del Air France 447 al norte de Brazil el pasado verano. la pregunta que formula viene a colación del accidente del Air Afriqiyah en Libia, el 12 de Mayo, dado que en ambos casos el modelo de avión es el mismo: Airbus A330-202.

Aquí la pregunta: “Quería comentar una duda sobre el accidente del AF447. Si el avión tenía una altitud de alrededor de 11000 metros con presión 1013mb y una temperatura externa superior a la normal, y entró en una tormenta de muy bajas presiones y temperatura extremadamente baja, ¿ese avión puede caer en picado en busca de esa senda del nivel de vuelo FL350 con el piloto automático?

¿Podria ese cambio brusco de posición provocar un fallo estructural?

Muchas gracias por tu ayuda.
Saludos!
Jose”

Me anticipo a decir que ese cambio no puede provocar un daño estructural. Los aviones son frágiles al impacto en la tierra o el agua, pero en el aire, su equilibrio aerodinámico les permite contrabalancear fuerzas opuestas convirtiéndolas en fuerzas complementarias. Están diseñados y construidos para soportar cualquier fuerza, incluso varias veces, la más severa que la naturaleza les pueda servir.

Al avión lo destruye el conjunto de errores humanos.

En la figura que sigue, observamos un gráfico de isobaras (líneas geográficas en la que hay igual presión atmosférica), en el que se puede apreciar que, salvo que extensas regiones mantengan una temperatura igual y constante, con el altímetro reglado a 1013 milibares, volando por zonas de diferentes temperaturas, no siempre mantenemos una altura constante en relación al mar, pero si en relación a las otras aeronaves que circulan por la misma ruta, que es lo que nos importa. Además, el gráfico permite observar que los cambios significativos de altura, siguiendo la misma presión atmosférica, se presentan a grandes distancias, algo que no ocurre cuando volamos dentro de un “Cúmulo Nimbus”, esas nubes tan poderosas, de gran desarrollo vertical, capaces de alcanzar hasta 15 mil metros de altura, cargadas de agua engelada, hielo, y fuertes turbulencias. Por ese motivo son evitadas, siempre, salvo que el control de tránsito aéreo nos diga que no podemos desviarnos de la ruta para alejarnos de ellas.

En un cúmulo nimbus hallamos cambios de presión y temperatura, pero en tramos muy cortos, dado que dentro de él existen corrientes de aire cálido, ascendentes, opuestas a otras de aire frío, descendentes. Los cortes entre esas dos masas diferenciadas producen turbulencia. Pero nunca la suficiente como para dañar a un avión comercial.

Gráfico de Isobaras

Este gráfico muestra con claridad que la presión atmosférica es una función de la temperatura del aire. En el siguiente gráfico podemos observar la relación presión/altura sobre el nivel del mar.

El accidente del Air France447 presenta no uno, sino un conjunto de misterios, de los cuales el que más nos llama la atención a los pilotos es ¿porqué motivo los pilotos de ese vuelo no hicieron el desvío de ruta para sortear la tormenta? Abajo podéis observar  la foto del satélite del área de tormenta. Los núcleos rojos señalan zona de excesiva posibilidad de formación de hielo en las superficies del avión, además de turbulencia severa. Insisto, no es la turbulencia el problema, sino la posibilidad de que la entrada de aire de las turbinas sean obstaculizadas por el hielo. Si los mecanismos de calefacción y deshielo no están funcionando, los motores pueden detenerse, casi con seguridad, metidos en esos CB. Ver foto del rayecto que realizó el AF447:

Sin lugar a dudas, un área por demás recomendable de ser evitada, tal como lo hizo el Iberia, que volaba 10 minutos detrás del Air France.

Finalmente, y recuerden que la turbulencia no afecta la seguridad, sino el confort, les dejo un vídeo para que observen un A320, a 12 mil metros de altura, esquivando una zona de CB (Cúmulo Nimbus), en la ruta San Pablo-Salvador