¿Miedo a morir o miedo a vivir?

Recientemente la prensa ha publicado números que no me asombran: 3500 personas se suicidaron durante el año 2009 en España, mientras que 1900 murieron en accidentes de tráfico. La pregunta emergente es: ¿por qué? Y, ¿por qué los medios de comunicación reparten más tiempo a los accidentes de tránsito que a la gravedad de cada uno de estos problemas individuales? Pero, ¿son problemas individuales?,  ¿o son problemas colaterales de los efectos sociales? Por otra parte, los números  hablan solo de quienes se suicidaron, pero no de otros muchos que desearon hacerlo.

Esta realidad es elocuente, y parece  indicar otros tipos de problemas, aún más graves que las faltas o negligencias de los conductores de vehículos. Para la prensa solo es un número estadístico, pero lo cierto es que durante el año 2009, cada día,  más de nueve personas se han suicidado en España.

Estos números se publican anualmente, y la prensa los refleja durante  solo un día. ¿Acaso la prensa es esquiva a estas verdades cotidianas? ¿Es posible que sea una mentira el “mundo feliz” en el que vivimos?

El miedo es una emoción inherente a los seres humanos, y ha sido utilizado como herramienta de manipulación a lo largo de nuestra historia; pero es también un factor que puede ser empleado como elemento de distracción, para que no veamos la realidad.

Estos números publicados en la prensa hace pocos días evitan señalar otra realidad: muchas de las muertes de accidentes de tráfico son suicidios encubiertos. Lo mismo ocurre con los excesos de tabaco, drogas, alcohol, etc.

Nuestra propia estadística (y agradecemos a todos los que han participado) señala que la mayoría de quienes tienen miedo a volar temen a que el avión se caiga. A priori, ello significa miedo a caer y morir. Pero, la pregunta es ¿miedo a morir… o miedo a vivir?

Es que morir es fácil. Y la realidad es que, fuera del proceso natural que nos condena a nacer, vivir, y morir, el desafío está en vivir, y no en mantenernos con vida; sino en vivir, experimentar, tomar riesgos, y en progresar en lo interno, antes que en lo externo.

La vida es una belleza y también un misterio, y un milagro que podemos descubrir todos los días, cada minuto, cada segundo, cada instante.

Y el  desafío está en aceptar ambos, la vida y la muerte. Si quieres ser completa/o, debes aceptar ambas realidades.

La verdadera vida es la que está más allá de nuestros miedos. Porque el miedo tiene que ver con la muerte, y la vida tiene que ver con la existencia, con la apertura, con la confianza, con la entrega, con lo nuevo, con lo diferente, con la evolución, con el riesgo, y con el amor.

Mientras los seres humanos piensan (y temen), las flores se abren sin especular si habrá riesgos. Aprende de ellas, de la naturaleza, y confía, por que existen fuerzas en el universo que están a favor de quienes se atreven y se entregan a la evolución.

No acortes el camino, por que ningún camino corto conduce a la realización. La evolución implica saltos y dificultades, más no atajos.

No lo dilates, atrévete a dar el salto, y ve  más allá los miedos… y del miedo a morir; por que el miedo a morir encierra al peor de todos los miedos: el miedo a vivir.

Carlos Zerdán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s