Fallo de turbina A 380 en Singapur

Un Airbus A380 de la compañía autraliana Qantas ha aterrizado la pasada madrugada en el aeropuerto de Singapur tras sufrir problemas técnicos mientras sobrevolaba Indonesia. La aerolínea ha informado que el aparato, con 443 pasajeros y 26 miembros de la tripulación a bordo, ha tomado tierra en la ciudad-estado a las 11.45 hora local (4.45 hora española) sin incidentes luego de sufrir el fallo de una de sus cuatro turbinas.

El A 380 había hecho escala en Singapur, en un vuelo que    había partido de Londres con destino final Sydney. Poco  después de despegar de Singapur rumbo al destino final, el    avión ha experimentado el fallo en una de sus turbinas. El  incidente se ha producido justo en el momento en el que se  sobrevolaba la isla indonesia de Batam, y  ha obligado a los  pilotos a tomas la decisión de  volver al aeropuerto  internacional de Singapur con el motor completamente  inoperativo.

De momento, todos lo que podáis leer en los medios de  información son solamente  versiones acerca de qué tipo de  fallo es el que se ha producido. Lamentablemente los medios periodísticos tienen una tendencia a exagerar y a dramatizar este tipo de información, por lo que pueden deformar la realidad. Incluso algunos medios por demás irresponsables han anunciado que el avión se había estrellado en la isla indonesia de Batam. Pura locura. El avión ha regresado al punto de partida y ha aterrizado sin dificultad.

“Oímos un ruido de explosión. Miré por la ventanilla y vi algunas llamas”, declaró a la AFP por teléfono el pasajero alemán Ulf Waschbusch, tras un aterrizaje con suavidad del avión en el aeropuerto Changi de Singapur.

“Alguna cosa se rompió en el ala izquierda, era una pequeña rotura”, añadió el pasajero, que vive en Singapur y volaba por primera vez a bordo del A380.

El avión “voló luego haciendo círculos durante cerca de dos horas para evacuar el carburante. A bordo todo el mundo estaba extrañamente en calma. Nadie se asustó. La tripulación nos ayudó mucho. Me sentí en buenas manos”, precisó.

El Airbus A 380 es el avión tecnológicamente más avanzado del mundo, y al igual que cualquier avión comercial puede continuar volando con uno de sus motores detenidos.

Como todo mecanismo, una turbina puede fallar. Por ese motivo las fábricas deben exponer sus motores a infinidad de pruebas antes de su homologación. Se estudian hasta el último detalle todas las posibilidades, para tener la certeza de que un fallo no pueda afectar la maniobrabilidad ni la aerodinámica del avión, a fin de brindarle a los pilotos modos acertados de responder ante eventuales problemas. El peor fallo, que aparentemente    es el que ha experimentado la turbina de este avión, es una explosión interna en los sistemas de compresión de aire. Es una falla contemplada, y es uno de los requisitos que debe aprobar la fábrica para poder recibir el certificado que habilita sus motores para ser entregados a las fábricas de aviones. En el siguiente vídeo podréis observar la prueba más severa a la que una turbina es expuesta. La misma se realizó en  la  fábrica de turbinas de Rolls Roice.  En este caso se verifica la resistencia de los motores que emplea el A 380.

2 respuestas a Fallo de turbina A 380 en Singapur

  1. Pingback: Fallo de turbina A 380 en Singapur « Vuela sin Miedo

  2. Pingback: Fallo de turbina en el A 380 de Qantas « Vuela sin Miedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s