El Boeing 787 ya opera en ANA

Boeing hizo entrega del primer avión del nuevo modelo 787 Dreamliner a la línea aérea japonesa ANA.

Rendimiento Incomparable

El 787-8 Dreamliner transportará entre 210 y 250 pasajeros en rutas de entre 14.200 Km. y 15.200 Km., mientras el 787-9 Dreamliner acomodará 250-290 pasajeros en rutas de entre 14.800 km. y 15.750 km.

Además de aportar la autonomía de vuelo de los aviones de gran tamaño con reactores de tamaño medio, el 787 proporcionará a las líneas aéreas una eficiencia sin precedentes en cuanto a consumo de combustible, con los consiguientes beneficios para el medio ambiente. El avión utilizará un 20% menos de combustible que cualquier otro avión de su tamaño en misiones similares. El nuevo avión viajará a una velocidad parecida a la de los actuales aviones de fuselaje ancho más rápidos, es decir Mach 0,85 (912 Km. /h).

Con el 787 los pasajeros apreciarán mejoras, no solo en su ambiente interior, con un nivel de humedad mayor y una comodidad superior, sino también en el silencio interior, además de una notable reducción de las desagradables sensaciones producidas por las turbulencias.

Tecnología Avanzada

La clave de este rendimiento excepcional es una serie de nuevas tecnologías. El 50% de la estructura principal del 787, incluyendo fuselaje y alas, está hecha de materiales compuestos (Fibras de carbono y kevlar).

Los sistemas del 787 estarán basados en una arquitectura abierta, y serán más sencillos que los de los aviones actuales, pero proporcionarán mayor funcionalidad.

El avión está equipado con sofisticados equipos de detección de falla, las que podrán ser comunicadas a los talleres de mantenimiento de las empresas operadoras en tiempo real. Así, toda necesidad de mantenimiento del avión ingresará de inmediato a los sistemas informáticos en tierra.

Boeing ha seleccionado a General Electric y Rolls-Royce para desarrollar los motores Trent 1000. La turbina de baja de este motor está construida en España, por la empresa vasca ITP, responsable de todas las turbinas de baja de los motores del fabricante británico Rolls Royce.

La forma de diseñar y construir el avión también aporta mejoras en la eficiencia. Nuevas tecnologías y procesos permiten a la Boeing y a sus proveedores a alcanzar niveles de rendimiento sin precedentes en la construcción del 787. Por ejemplo, se han eliminado 1.500 planchas de aluminio y entre 40.000 y 50.000 abrazaderas como resultado de fabricar la sección del fuselaje como una sola pieza de materiales compuestos, cinco veces más resistentes que el acero.

Antes de su entrega al cliente, Boeing ha superado las 5.000 horas de vuelo de pruebas, en más de 1.700 vuelos, con los seis ejemplares construídos para tal fin, así como un sinnúmero de increíbles pruebas de eficiencia, resistencia, y confiabilidad, durante el proceso previo al primer vuelo de prueba.

Fianalmente, y luego de superar una serie de inconvenientes, la nueva era de la aviación ha comenzado.

En el siguiente vídeo, luego de atravesar un largo proceso de diseño, construcción y pruebas de homologación, hace su primer vuelo de prueba el nuevo Boeing 787. Esto ocurría a finales de Diciembre de 2009.

Primer aterrizaje del nuevo Boeing 787 from Vuela sin Miedo on Vimeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s