El Controlador Aéreo

El Controlador Aéreo

El principio alrededor del cual gira el trabajo del controlador aéreo es el de evitar que dos aeronaves ocupen el mismo lugar al mismo tiempo. Esta es la razón por la que el controlador aéreo es probablemente el profesional sobre el que de forma directa se deposita un mayor nivel de responsabilidad de sobre vidas humanas, lo que conlleva trabajar bajo una elevada presión psicológica.

Para ser controlador aéreo no es necesario poseer una inteligencia superior a la de otros individuos, sino contar con una mezcla adecuada de capacidades humanas muy normales, entre las que se encuentran la agilidad mental y la resistencia al estrés. Además, es necesario contar con una gran capacidad de trabajo en equipo.

En la actualidad, para ser controlador aéreo en España es necesario tener entre 21 y 28 años de edad, estar en posesión de un título universitario oficial de diplomado o licenciado, o haber superado el primer ciclo completo de una carrera universitaria de grado superior.

Para ingresar en la profesión el aspirante debe participar en un proceso selectivo inicial en el que debe superar diversas pruebas entre las que se encuentran: idioma inglés, psicotécnicas, entrevista personal, un exhaustivo reconocimiento médico y superar un curso selectivo de unos 18 meses de duración que está dividido en una parte teórica y otra práctica.

En la teórica se abordan materias como Derecho Aéreo, Reglamento de Circulación Aérea, aeronaves, meteorología aeronáutica, navegación aérea o comunicaciones, entre otras. La parte práctica consiste en el entrenamiento en simuladores de torre de control y de radar. Además, la formación se complementa con visitas, conferencias y estancias en distintas dependencias de control.

Una vez superado el curso selectivo, la Dirección General de Aviación Civil expide una licencia provisional de controlador aéreo. La licencia definitiva se obtendrá cuando en la dependencia de los Servicios de Tránsito Aéreo a la que se haya sido destinado el nuevo controlador consiga, tras un período de entrenamiento relacionado con las operaciones de control de tráfico aéreo específicas de esa dependencia, la “habilitación local”.