Investigación del accidente de Germanwings

Hoy por la tarde, el presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, ha negado que el aparato tuviera algún problema técnico y ha calificado el accidente de “inexplicable”.  Además, Spohr hizo hincapié en que los dos pilotos tenían suficiente experiencia y que resulta “inexplicable” que haya ocurrido “semejante accidente a un avión libre de problemas técnicos y con un piloto tan experimentado y entrenado por Lufthansa”. Carsten Spohr, garantizó hoy que su aerolínea “no ahorra ni ahorrará en seguridad” y aseguró que la compañía vive “los momentos más dramáticos de sus sesenta años” de historia.

Por otra parte, Angela Merkel ha dicho que se está haciendo todo lo posible para intentar entender lo “inexplicable”, aunque lleve mucho tiempo. Esta declaración abre un inmenso paréntesis, vacío, sin llenar, tal como el que dejó la misteriosa desaparición del Air Malaysia MH370. Es que todo accidente tiene una explicación, y la junta de investigación tiene un plazo de 28 días para dar un informe preliminar de las causas del mismo. Y eso no debería ser una excepción en la investigación del accidente de Germanwings. Todas estas declaraciones, bien leídas, parecieran sugerir que la causa o las causas del accidente no han sido técnicas. Sin mencionarlo, sugieren el error humano.

“Y es que se están viviendo “horas difíciles”, ha indicado la canciller Merkel. Pero al mismo tiempo ha expresado su confianza en que se diluciden las causas del siniestro. ¿De qué horas difíciles habla? La investigación de un accidente aéreo puede ser ardua y muy laboriosa, pero no es difícil ni imposible. Para ello están los expertos. Pareciera que la Canciller empleó una frase política en medio de la investigación de un accidente aéreo que debe ser resuelto en un cien por cien. ¿Que tienen que ver los momentos difíciles con este accidente? ¿O es que se le ha escapado que el accidente tiene que ver con otras cosas difíciles? ¿Qué significa su discurso?

En el anterior artículo, intentando buscar posibles causas de esta desgracia, comenté el incidente que otro Garmanwings sufriera en el años 2010, sugiriendo que la intoxicación a bordo tampoco debe ser separada de la mesa de investigación. Ahora, luego de estas declaraciones, me surgen dudas. Que el avión no tenía fallos técnicos no es una noticia. Ningún avión puede salir a volar si tiene un fallo técnico. ¿Cómo sabe el presidente de Lufthansa que el avión se precipitó a tierra sin fallos técnicos? ¿Sugiere que ha sido un error de los pilotos? ¿O que ha habido una causa externa al vuelo? El avión sale a volar sin fallos pero puede tenerlos durante el vuelo. Estas declaraciones suenan bien, pero son confusas e inapropiadas. O tal vez echan luz sobre lo oscuro, sin quererlo. Eso es lo que yo interpreto en frases políticas tales como “horas difíciles”, que son oscuras, y ocultas.

Un accidente producido por un fallo técnico, comprobado, le cuesta una fortuna inimaginable a los fabricantes del avión, a las empresas aseguradoras y también a los inversores. Es mucho más fácil y rápido hallar una error humano, tal como se hizo en el accidente de Spanair, ocurrido en Madrid en el año 2008. El error humano  es mucho más económico al momento de resarcir los daños y los perjuicios.

Pues bien, hasta aquí, casi todo el mundo ha dicho algo (me incluyo), menos los investigadores. Yo espero la palabra de uno de ellos, con la esperanza de que nos permita conocer la causa principal. Con el tiempo también conoceremos los detalles.

Al día de hoy, la mayoría de los expertos creen que hubo una despresurización. Pero, como ya he explicado en el primer artículo relacionado con este accidente, ello supondría una despresurización explosiva, producto de una rotura estructural tan grande como el tamaño de una puerta de acceso de pasajeros. Aún así, es inexplicable que los pilotos no hayan seleccionado el código de emergencia 7700 en el transpondedor y se hallan comunicado con el control de tránsito aéreo. Ello señalaría que quedaron incapacitados muy pronto luego de producirse la despresurización. Este es el detalle más importante. Hoy la despresurización es solo una hipótesis, la más lógica, pero no confirmada. Lo que sí está claro es que los pilotos, o estaban incapacitados, o bien la avería estructural también afectó los sistemas de comunicación, por lo que debió ser muy grave. ¿Y qué podría haber ocasionado una avería de esa magnitud? Eso también sería un misterio por resolver.

Acerca de Vuela sin Miedo

Vuela sin Miedo es una organización dedicada a ayudar a las personas que tienen miedo a volar. Nuestra experiencia nos ha enseñado que el miedo se supera cuando lo afrontamos y dejamos de temerle. Y ese es nuestro máximo empeño. Si realmente deseas volar y disfrutar, puedes.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s