Mas peligroso que volar es hablar por teléfono mientras conducimos

CocheUno de cada dos conductores habla por teléfono mientras conduce sin conocer los riesgos que ello conlleva. Las conversaciones telefónicas afectan la capacidad de alerta dado que reducen la consciencia del entorno vial y son nefastas para una marcha segura.

Los alarmantes datos que hoy publicamos surgen de la investigación realizada en autopistas por el Centro de Investigación Neurocognitiva y Neurofisiológica de la Universidad de Estrasburgo (Ci2N)

Sobre una muestra de 3.500 conductores y en un simulador, se pudo conocer con precisión los alarmantes deterioros de atención y los riesgos propios y de terceros cuando hablamos por teléfono mientras conducimos.

El estudio evalúa cómo hablar por teléfono mientras se conduce, aunque sea por Bluetooth, produce:

– Una disminución de 30% de la capacidad de percepción del entorno

– Una reducción del 50% de la exploración visual en la carretera

– Una prolongación del tiempo de reacción (+100 metros a 130 km/h)

– Un dominio más aleatorio de adelantamientos y trayectorias

Las personas que hablan por teléfono mientras conducen, con o sin dispositivo de manos libres, retienen un 30% menos de información. La consciencia del entorno vial puede disminuir hasta en un 50% cuando la información proporcionada exige mayor atención, como leer un panel luminoso.

Más arriesgado que con un pasajero

El estudio demuestra que hablar por teléfono mientras se conduce disminuye significativamente la actividad ocular, en particular los movimientos horizontales de los ojos: -50% con respecto a la conversación con un pasajero o en ausencia de conversación.

Las conversaciones telefónicas también generan un impacto negativo en la buena ejecución de los gestos básicos de conducción, que se ven perturbados:

– El conductor tarda bastante más en adelantar, debido a una disminución de la velocidad media (un promedio de -7 km/h respecto a la conversación con un pasajero y de -15 km/h respecto a la conducción sin conversación) y al hecho de que se vuelve con menos frecuencia al carril de la derecha (-50% comparado con una situación de control).

– La variación de la trayectoria del vehículo, muy sensible a la pérdida de atención debida a una distracción o disminución del nivel de concentración, es más importante (+20% con respecto a la conversación con un pasajero o sin conversación) ;

– La capacidad de reacción también se deteriora sensiblemente; a 130 km/h, el tiempo de desaceleración en caso de incidente aumenta en un promedio de 100 metros (es decir, en un 33%) respecto a una conducción sin conversación, y de 70 metros (un 23%) respecto a la situación de conversación con un pasajero.

– Del examen del ritmo de la conversación se desprende que el tiempo de espera entre las preguntas planteadas por el interlocutor y la respuesta aportada por el conductor es sensiblemente menor (-12%) en caso de conversación telefónica, lo que significa que el conductor está menos distraído por la conversación cuando su interlocutor se encuentra en el vehículo y comparte con él la visión de la carretera.

Mejor evitar el peligro

 

Acerca de Vuela sin Miedo

Vuela sin Miedo es una organización dedicada a ayudar a las personas que tienen miedo a volar. Nuestra experiencia nos ha enseñado que el miedo se supera cuando lo afrontamos y dejamos de temerle. Y ese es nuestro máximo empeño. Si realmente deseas volar y disfrutar, puedes.
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Vuela sin Miedo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s