¿Miedo a morir, o miedo a vivir?

Recientemente la prensa ha publicado números que no me asombran: 3500 personas se suicidaron durante el año 2009 en España, mientras que 1900 murieron en accidentes de tráfico. La pregunta emergente es: ¿por qué? Y, ¿por qué los medios de comunicación reparten más tiempo a los accidentes de tránsito que a la gravedad de cada uno de estos problemas individuales? Pero, ¿son problemas individuales?,  ¿o son problemas colaterales de los efectos sociales? Por otra parte, los números  hablan solo de quienes se suicidaron, pero no de otros muchos que desearon hacerlo.

Esta realidad es elocuente, y parece  indicar otros tipos de problemas, aún más graves que las faltas o negligencias de los conductores de vehículos. Para la prensa solo es un número estadístico, pero lo cierto es que durante el año 2009, cada día,  más de nueve personas se han suicidado en España.

Estos números se publican anualmente, y la prensa los refleja durante  solo un día. ¿Acaso la prensa es esquiva a estas verdades cotidianas? ¿Es posible que sea una mentira el “mundo feliz” en el que vivimos?

El miedo es una emoción inherente a los seres humanos, y ha sido utilizado como herramienta de manipulación a lo largo de nuestra historia; pero es también un factor que puede ser empleado como elemento de distracción, para que no veamos la realidad.

Estos números publicados en la prensa hace pocos días evitan señalar otra realidad: muchas de las muertes de accidentes de tráfico son suicidios encubiertos. Lo mismo ocurre con los excesos de tabaco, drogas, alcohol, etc.

Nuestra propia estadística (y agradecemos a todos los que han participado) señala que la mayoría de quienes tienen miedo a volar temen a que el avión se caiga. A priori, ello significa miedo a caer y morir. Pero, la pregunta es ¿miedo a morir… o miedo a vivir?

Es que morir es fácil. Y la realidad es que, fuera del proceso natural que nos condena a nacer, vivir, y morir, el desafío está en vivir, y no en mantenernos con vida; sino en vivir, experimentar, tomar riesgos, y en progresar en lo interno, antes que en lo externo.

La vida es una belleza y también un misterio, y un milagro que podemos descubrir todos los días, cada minuto, cada segundo, cada instante.

Y el  desafío está en aceptar ambos, la vida y la muerte. Si quieres ser completa/o, debes aceptar ambas realidades.

La verdadera vida es la que está más allá de nuestros miedos. Porque el miedo tiene que ver con la muerte, y la vida tiene que ver con la existencia, con la apertura, con la confianza, con la entrega, con lo nuevo, con lo diferente, con la evolución, con el riesgo, y con el amor.

Mientras los seres humanos piensan (y temen), las flores se abren sin especular si habrá riesgos. Aprende de ellas, de la naturaleza, y confía, por que existen fuerzas en el universo que están a favor de quienes se atreven y se entregan a la evolución.

No acortes el camino, por que ningún camino corto conduce a la realización. La evolución implica saltos y dificultades, más no atajos.

No lo dilates, atrévete a dar el salto, y ve  más allá los miedos… y del miedo a morir; por que el miedo a morir encierra al peor de todos los miedos: el miedo a vivir.

Carlos Zerdán

Acerca de Vuela sin Miedo

Vuela sin Miedo es una organización dedicada a ayudar a las personas que tienen miedo a volar. Nuestra experiencia nos ha enseñado que el miedo se supera cuando lo afrontamos y dejamos de temerle. Y ese es nuestro máximo empeño. Si realmente deseas volar y disfrutar, puedes.
Esta entrada fue publicada en Psicología. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿Miedo a morir, o miedo a vivir?

  1. lourdes dijo:

    Miedo a la noche, miedo a la tarde y a la mañana. Miedo al miedo. Querer morir para no tener miedo.
    Alguna vez me he sentido así. Pero no hoy, ni tampoco mañana, ni nunca más.

    Me gusta

  2. jazmin dijo:

    yo la verdad me quiero morir soy una cobarde

    Me gusta

    • Hola Jazmin, comprendemos tu sensación, sin importar las causas. Pero creemos que tu problema no radica en la cobardía, sino en tu sensibilidad. La gente que más miedo tiene es la más inteligente, pero al mismo tiempo la más linda y la más sensible.

      Por si no lo has leído, te dejamos aquí un escrito anónimo que seguramente te interesará mucho. Un saludo, y que tengas muy bonitos días por venir.

      Muchas personas tienen un amante y otras quisieran tenerlo. Y también están las que no lo tienen, o las que lo tenían y lo perdieron.

      Y son generalmente éstas dos últimas, las que vienen a mi consultorio para decirme que están tristes o que tienen distintos síntomas como insomnio, falta de voluntad, pesimismo, crisis de llanto o los más diversos dolores.

      Me cuentan que sus vidas transcurren de manera monótona y sin expectativas, que trabajan nada más que para subsistir y que no saben en que ocupar su tiempo libre. En fin, palabras más, palabras menos, están verdaderamente desesperanzadas.

      Antes de contarme esto ya habían visitado otros consultorios en los que recibieron la condolencia de un diagnóstico seguro: “Depresión” y la infaltable receta del antidepresivo de turno. Si yo he llegado a conocer a estas personas es porque obviamente, no mejoraron y vinieron a verme buscando soluciones a su rosario de dolencias.

      Entonces, después de que las escucho atentamente, les digo que no necesitan un antidepresivo; que lo que realmente necesitan, es un amante!

      Es increíble ver la expresión de sus ojos cuando reciben mi veredicto.

      Están las que piensan: “Cómo es posible que un profesional se despache alegremente con una sugerencia tan poco científica!” Y también están las que escandalizadas se despiden y no vuelven nunca más.

      A las que deciden quedarse y no salen espantadas por el consejo, les doy la siguiente definición:

      – Amante es: “Lo que nos apasiona”. Lo que ocupa nuestro pensamiento antes de quedarnos dormidos y es también quien a veces, no nos deja dormir. Nuestro amante es lo que nos vuelve distraídos frente al entorno. Lo que nos deja saber que la vida tiene motivación y sentido. A veces a nuestro amante lo encontramos en nuestra pareja, en otros casos en alguien que no es nuestra pareja. También solemos hallarlo en la investigación científica, en la literatura, en la música, en la política, en el deporte, en el trabajo cuando es vocacional, en la necesidad de trascender espiritualmente, en la amistad, en la buena mesa, en el estudio, o en el obsesivo placer de un hobby… En fin, es “alguien” o “algo” que nos pone de “novio con la vida” y nos aparta del triste destino de durar.

      “¿Y qué es durar? – Durar es tener miedo a vivir. Es dedicarse a espiar como viven los demás es tomarse la presión, deambular por consultorios médicos, tomar remedios multicolores, alejarse de las gratificaciones, observar con decepción cada nueva arruga que nos devuelve el espejo, cuidarnos del frío, del calor, de la humedad, del sol y de la lluvia. Durar es postergar la posibilidad de disfrutar hoy, esgrimiendo el incierto y frágil razonamiento de que quizás podamos hacerlo mañana.

      Termino este relato con sugerencia, más que una sugerencia; una súplica:

      Por favor no te empeñes en durar, búscate un amante, sé tú también un amante y un protagonista…. de la vida. Piensa que lo trágico no es morir, al fin y al cabo la muerte tiene buena memoria y nunca se olvidó de nadie.

      Lo trágico, es no animarse a vivir; mientras tanto y sin dudar, búscate un amante…… La psicología después de estudiar mucho sobre el tema descubrió algo trascendental: “Para estar contento, activo y sentirse feliz, hay que estar de novio con la vida”.

      N d U : Los datos aquí expresados están circulando por la red, se envían por mail. Su autor es anónimo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s